La tortura no funciona, como demuestra la historia

Transcribimos el artículo de Robert Fisk aparecido en Página 12. Se puede consultar un trabajo del Profesor Luigi Ferrajoli sobre el tema en el blog de Procesal Penal.

La tortura funciona”, alardeó un miembro de las fuerzas especiales estadounidenses, coronel obviamente, a un colega mío hace un par de años. Parece que la CIA y sus matones a sueldo en Afganistán e Irak todavía están convencidos de esto. No existe evidencia de que se haya dejado de entregar a prisioneros a quienes los golpean, los someten a ahogamientos simulados y les insertan tubos de metal, o que el caso de que un prisionero muera a consecuencia de la tortura haya terminado. ¿Por qué otra razón habría de admitir la CIA, en enero, que había destruido videos de prisioneros a los que casi habían ahogado con la técnica de waterboarding, antes de que éstas pudieran ser vistas por investigadores estadounidenses?

Con todo, hace unos días encontré un grabado medieval en el que un prisionero está atado a una silla de madera, con una manguera de cuero metida hasta la garganta cuyo otro extremo salía de una primitiva máquina de bombeo, que es operada por un torturador de horrenda y escasa vestimenta. Los ojos del prisionero están desorbitados por el terror mientras siente que se ahoga ante la vista de los inquisidores españoles que no muestran la más mínima compasión por él. ¿Quién dijo que el waterboarding es nuevo? Los estadounidenses sólo imitan a sus predecesores de la Inquisición.
2158026599_fe7e18e173.jpg
Sigue leyendo

Mas sobre el debate Nino-Zaffaroni

En relación a nuestro post anterior vinculado al debate Carlos Nino – Eugenio Zaffaroni (lectura obligatoria en el Capítulo de Teoría de la Pena), el Profesor y Amigo Alberto Bovino escribió:

Estimados amigos:

Una aclaración, el debate “Nino/Zafaroni” ha sido reproducido en las fichas del Inecip pero fue escrito por ambos autores para la Revista “No Hay Derecho”.

Nino, La huída frente a las penas, en “No Hay Derecho”, s. ed., Buenos Aires, 191, nº 4, ps. 4 y siguientes.

Zaffaroni, ¿Vale la pena?, en “No Hay Derecho”, s. ed., Buenos Aires, 191, nº 5, ps. 5 y siguientes.

Las dos últimas respuestas se publicaron en “No Hay Derecho”, s. ed., Buenos Aires, 1992, ps. 25 y siguiente bajo el mismo título: Se acabó el debate.
Saludos,

ABovino

nhd.jpg
Nota de los administradores: imperdible el blog de Alberto: http://www.nohuboderecho.blogspot.com.

Hacia una reforma penal juvenil

em>Publicado en Clarín el 14.2.08
Hacia una reforma penal juvenil
Es el momento adecuado para que el Congreso encare una reforma que no debe centrarse sólo en la discusión sobre la edad mínima para la aplicación de una pena, sino también en los medios para limitar el sufrimiento que provoca el sistema penal.

Por: Diana Conti y Diego Freedman
Fuente: DIPUTADA NACIONAL Y ABOGADO EXPERTO EN DERECHO PENAL

La situación de los niños en conflicto con la ley penal ha sido revisada en los últimos años por una serie de decisiones judiciales de los más importantes tribunales de nuestro país e incluso de organismos internacionales de derechos humanos.

Un lugar común de las sentencias judiciales es considerar como un hito a la Convención sobre los Derechos del Niño, justificando así una crítica a las prácticas tradicionales de la Justicia de Menores, caracterizadas por la privación de la libertad de los niños provenientes de los sectores económicamente más desaventajados al margen de las garantías constitucionales.
1490793489_b99da94642.jpg<
Una reciente resolución de la Cámara Nacional de Casación Penal —realizada por los magistrados Angela Ledesma, Eduardo Riggi y Guillermo Tragant en diciembre de 2007— se encuentra en sintonía con esta posición del Poder Judicial al resolver un hábeas corpus colectivo presentado para proteger la libertad personal de las personas acusadas de cometer delitos antes de los 16 años de edad en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El régimen penal de la minoridad vigente establece que las personas que cometen un delito cuando tienen menos de 16 años de edad no son punibles, lo que significa que no puede aplicárseles una pena, como la privación de la libertad.
Sigue leyendo

El fin de la silla eléctrica

Clarín, 10 de Febrero de 2008.Artículo enviado por:
Matías Daniel Ganguzza, alumno de tercer año de la carrera abogacía UNMDP.

EL METODO SE INVENTO HACE 120 AÑOS.

La silla eléctrica es un recuerdo: Estados Unidos no la usará más.
Lo resolvió la Corte de Nebraska, único estado que la seguía
utilizando. “Es un dinosaurio más apropiado para el laboratorio de Frankenstein que para una cámara de muerte”, dijeron los jueces. La pena capital sigue vigente.
En 1890, William Kemmler, un verdulero de origen alemán que vivía en Estados Unidos, apeló la decisión de un juez que lo había condenado a morir en la silla eléctrica. Había matado a su novia a hachazos y sabía que, según las leyes, le correspondía la pena de muerte. Pero la electrocución -neologismo acuñado en aquellos años, a partir de electricidad y ejecución- le parecía un método “cruel e inusual” y, por lo tanto, anticonstitucional.
146678971_ee1e1d1a9a.jpg
Ese mismo argumento sirvió, en 1972, para que la Corte Suprema aboliera la pena de muerte durante cuatro años. Pero no alcanzó para convencer a los jueces de 1890, fascinados por las maravillas del progreso tecnológico, y Kemmler fue la primera víctima de la silla eléctrica. Pasaron casi 120 años, hasta que ahora el Tribunal Supremo (la Corte) de Nebraska se dio cuenta de que, como decía aquel verdulero pionero, la silla eléctrica es un método “cruel e inusual”. Lo decidió este viernes, cuando la prohibió en el último lugar del mundo que la seguía utilizando: el estado de Nebraska, en los Estados Unidos.
Sigue leyendo